Cómo trabajar desde casa siendo tu propio jefe

El teletrabajo es un concepto que está de máxima actualidad en los últimos días, debido a la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, que ha hecho que gran parte de la fuerza laboral de este país se lance a trabajar desde casa, muchas veces sin haberlo hecho nunca antes.

Hoy en día, parece que cualquiera con un ordenador y conexión a Internet tiene capacidad de ganarse la vida trabajando por su cuenta. Este nuevo contexto ha propiciado la aparición de profesiones muy cotizadas en el mercado laboral. Hoy en día, ser diseñador gráfico, programador, copywriter o experto en social media son profesiones muy demandadas, y todas ellas son susceptibles de desarrollarse desde casa. En ocasiones, estas personas que trabajan desde casa son asalariados, en otras, son sus propios jefes.

Descarga el ebook  "Cómo un Workspace o Coworking aumenta tu número de clientes"

Hablamos del ‘boom’ de los trabajadores freelance. Pagando la cuota anual de autónomos, estos profesionales desempeñan su trabajo para una serie de clientes que ellos mismos gestionan. En este caso no hay una empresa detrás, sino una persona, que se ampara en una marca personal. 

Además, hay otro perfil muy importante que suele trabajar desde casa. Bien porque no han encontrado el sitio perfecto para establecer su empresa, bien porque todavía no están generando los ingresos suficientes, muchos emprendedores también deciden empezar trabajando desde casa, incluso cuando ya cuentan con algún empleado, que trabaja en remoto desde su propio hogar. 

Cuando las personas que trabajan desde casa son su propios jefes, el teletrabajo puede hacerse incluso más difícil que para la población general. Los freelance y los emprendedores deberán ser más disciplinados para que su productividad no se vea mermada.

Cómo trabajar desde casa manteniendo la profesionalidad

-Seguridad. La ciberseguridad es un aspecto a tener en cuenta si quieres evitar (poco probables, pero posibles) robos de datos que pongan en riesgo tu empresa o la de tus clientes. Para evitarlo, mantén actualizados todos los programas (especialmente los cortafuegos), invierte en ciberseguridad y evita utilizar tus dispositivos de trabajo para asuntos personales, siempre que sea posible. Si, en tu actividad personal, infectas el ordenador con un virus, todos tus archivos profesionales también estarán en riesgo. Utiliza también una cuenta de email diferente para temas personales y profesionales para evitar revelar información confidencial en algún descuido o para reducir la posibilidad de equivocarte de destinatarios.

Por otro lado, asegúrate de hacer periódicamente copias de seguridad en la nube o de trabajar con un sistema que se sincronice automáticamente y suba una copia de tus archivos locales a sistemas como Google Drive o Dropbox.

-Establecer horarios. Para velar por tu salud mental y para mantener la productividad, márcate unos horarios y cúmplelos. Aunque sabemos que a veces los picos puntuales de trabajo lo hacen imposible, y que quién es emprendedor lo es las 24 horas, la desconexión sigue siendo necesaria para mantenerse fresco.

-El espacio. Si tienes la posibilidad, utiliza para trabajar un espacio que habitualmente no uses para tu vida en casa (como una habitación de invitados o un estudio), así asociarás el espacio con el trabajo y tu mente se pondrá en una mejor disposición para empezar a producir. Intenta que el espacio de trabajo tenga luz natural y busca un mobiliario que te permita mantener una buena higiene postural.

-Trabaja como si lo hicieses en una oficina. Evita distracciones como poner lavadoras o hacer otras tareas domésticas en tu tiempo de trabajo. Aunque pienses que estás aprovechando el tiempo, es muy probable que acabes teniendo que alargar tu jornada de trabajo. 

-Comunicación con posibles clientes. Si tienes la posibilidad, ten un teléfono diferente para asuntos personales y profesionales.

¿Debes responder a los clientes cuando te llaman fuera de tu tiempo de trabajo? Esta es un decisión personal, y para tomarla hay que poner en balanza la vida personal y la profesional. 

Descarga el ebook  "Cómo un Workspace o Coworking aumenta tu número de clientes"

Por un lado, no contestar al cliente puede hacer que te perciban como no confiable; por otro, interrumpe tu rutina y no te deja desconectar. Una solución a esto es contratar un servicio de oficina virtual, para que un profesional responda a los clientes tal y como tú decidas. 

Con este servicio. tendrás atención personalizada en llamadas, recepción, gestión confidencial de la correspondencia y un número de teléfono exclusivo. Así, darás siempre una imagen profesional, sin tener que estar metido en tu papel de emprendedor las 24 horas del día. Además, podrás domiciliar tu empresa en una ubicación privilegiada, como explicamos en el siguiente punto.

-La domiciliación de la empresa. Si domicilias tu empresa en una ubicación de prestigio transmitirás más profesionalidad que si lo haces en tu propia casa. 

En First workplaces ofrecemos servicios de oficina virtual y domiciliación de sociedades en las mejores zonas para ayudarte transmitir una imagen profesional creíble entre los colaboradores, inversores y clientes. Además, podrás reservar salas en la misma ubicación, para celebrar ahí tus reuniones. Y si algún día quieres dar el salto a un coworking o a una oficina privada, también podemos ayudarte.

Ebook como un workspace o coworking aumenta tu número de clientes

arrow left
Post anterior
Siguiente post
arrow right
Artículos relacionados
emprendedores
Empresa virtual: una forma fácil de emprender en tiempos de crisis
Leer más arrow right
emprendedores
¿Es necesaria una oficina para emprender?
Leer más arrow right
emprendedores
Emprender en tiempos de crisis: la importancia de la flexibilidad
Leer más arrow right