<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=508549050185731&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Cuáles son los desafíos comerciales de las empresas multinacionales?

Las empresas multinacionales tienen unos desafíos comerciales particulares, que derivan de las diferencias en los aspectos sociales, administrativos, económicos o jurídicos que existen entre sus diferentes filiales. ¿Sabes cuáles son los retos más importantes a los que se enfrentan?

1. Crear una cultura empresarial

Conseguir una cultura empresarial consistente, en todas las naciones en las que la multinacional está presente, es uno de los principales retos. 

Las políticas, normas y procedimientos definidos por la dirección pueden ser difíciles de implementar a distancia, sobre todo si el sistema de valores, las costumbres y la cultura difieren mucho. Así, mientras que en un país la cultura de trabajo tiende a ser autoritaria o burocrática, en otros se desarrolla de forma más natural la cultura organizacional por objetivos o de motivación. 

Aplicar la misma cultura organizacional en cada filial requiere un esfuerzo por parte de la empresa en definir y difundir correctamente los valores de la organización, hacer una correcta selección de personal, crear programas de incentivos y dedicar los recursos y las herramientas necesarias para su implementación. 

También es importante delimitar las áreas corporativas que deben ajustarse estrictamente al modelo organizacional y aquellas cuya homogeneización no es tan relevante y, por tanto, pueden disfrutar de algo más de flexibilidad.

 

2. La captación de talento

Uno de los principales retos de las empresas multinacionales es la captación y retención del talento. Para conseguirlo, las compañías deben saber adaptarse a una demanda social creciente de flexibilidad en el mundo laboral.

En First Workplaces ofrecemos espacios de trabajo flexibles que aportan soluciones para empleados y empresas, como la posibilidad de que los empleados trabajen desde donde lo necesiten (en oficina privada o coworking), previa reserva de un puesto mediante una app, o la creación de oficinas satélite en diferentes puntos de la geografía. 

De este modo, se favorece la movilidad, se puede captar talento desde otras ubicaciones, se reducen los tiempos de transporte para los trabajadores, se mejora la conciliación, se ajustan los costes y se pueden poner en marcha modelos híbridos de trabajo (homework y trabajo presencial) que favorecen a ambas partes.

 

3. Lograr una comunicación efectiva

Los problemas de comunicación en las empresas multinacionales no son únicamente a causa del idioma. En muchas ocasiones, son malentendidos que ocurren aun cuando los países comparten una lengua común: un estudio de The Economist calcula que el 51% de los errores comunicativos se debe a causas culturales, mientras que el 27% se debería al lenguaje y el 23% restante a los errores de traducción.

El impacto de una mala comunicación puede minimizarse con un reclutamiento más inteligente y con una formación de los empleados sobre cómo operar en un escenario internacional.

 

Descarga la Guía gratuita: ¿Cómo escoger la oficina perfecta?

 

4. Creación de equipos multiculturales

La multiculturalidad es una de las características más importantes de las multinacionales, pero no todas las empresas saben aprovecharla para crear equipos diversos que trabajen juntos. 

Si las multinacionales crean equipos de trabajo diversos serán capaces de enfrentarse mejor a los desafíos comerciales globales. Estos equipos logran tener un mejor conocimiento de las tendencias mundiales e identifican mejor los problemas relevantes. También son menos propensos a caer en el pensamiento grupal o ‘group thinking’, que normalmente se da en grupos compuestos por gente similar, en los que los componentes intentan asimilar su opinión a lo que identifican como el consenso del grupo.

Además, los grupos culturalmente diversos abordan los problemas desde diferentes perspectivas, aportando un rango más amplio de soluciones

 

5. La incertidumbre global

La incertidumbre del mercado internacional es uno de los principales desafíos comerciales: a los devenires del entorno geopolítico, el surgimiento de nuevas normativas (fundamentalmente, aquellas que tienen que ver con la crisis climática) y a las reformas arancelarias se suman ahora los cierres de fronteras provocados por la crisis sanitaria. 

En este contexto, las multinacionales deben hacer gala de la flexibilidad para conseguir adaptarse a un entorno que ahora cambia mucho más rápido que décadas atrás. La reestructuración de empresas y la reubicación de sedes son ya dos movimientos habituales a la hora de adaptarse a las nuevas circunstancias.

 

6. El poder de los compradores

El aumento de la competencia también ha otorgado un mayor poder negociador a los compradores, que cada vez tienen más que decir sobre lo que buscan en determinado producto o servicio o sobre los valores que quieren ver representados en las empresas. 

El poder de los compradores se convierte así en uno de los principales desafíos comerciales y la escucha activa, en una herramienta clave para el futuro de las empresas multinacionales.

Nueva llamada a la acción

arrow left
Post anterior
Siguiente post
arrow right
Artículos relacionados
empresas
Ventajas de la transformación digital en el espacio de trabajo
Leer más arrow right
empresas
¿Qué tipos de liderazgo existen?
Leer más arrow right
empresas
6 Ideas para mejorar el ambiente laboral
Leer más arrow right