Innovación en la empresa: cómo lograr equipos conectados

La conectividad de los equipos es un paso fundamental para mejorar la agilidad y la productividad en la empresa. Su objetivo es garantizar el flujo de información, lo que a su vez asegura el buen entendimiento entre todas las partes o departamentos que conforman una empresa y entre los trabajadores de estos.

Innovar en conectividad es, en definitiva, apostar por una mejor comunicación que permita a los empleados de la empresa trabajar coordinadamente en objetivos comunes, ayudando así a consolidar la empresa en el mercado de trabajo.

5 consejos para conseguir equipos conectados

Para conseguir que los equipos de trabajo estén conectados y alineados, te proponemos estos consejos:

  • Ten en cuenta la dimensión humana y tecnológica

Las soluciones tecnológicas son un arma esencial para lograr equipos conectados, pero no hay que olvidarse de la importancia de la dimensión humana. 

Así, debe empezarse por trabajar juntos para definir propósitos comunes, definir tareas y procedimientos, fijar indicadores que permitan monitorizar la actividad, establecer los canales de comunicación a utilizar y, por último, hacer reuniones periódicas para ver cómo está funcionando la interconexión y qué puntos flaquean y hay que mejorar.

En todo este proceso, es fundamental escuchar a todas las partes involucradas y analizar sus peticiones y objeciones a fin de adaptar la estrategia a la realidad de la empresa dado que, muchas veces, lo que se establece en el papel no es trasladable tan fácilmente al día a día de la oficina.

  • No abuses de las reuniones 

Las reuniones son un recurso tremendamente eficaz para conseguir equipos conectados, pero abusar de ellas puede ser contraproducente. Pueden consumir demasiado tiempo y, si no se planifican correctamente, no conseguirán sus objetivos, mermando así la productividad. 

Por eso, reserva las reuniones para cuando sean realmente necesarias y no te olvides de enviar antes el orden del día (para que todo el mundo acuda preparado) y cubrir después el acta de reunión (para que la información no se pierda y para evitar malentendidos).

  • Define los canales de comunicación

Define los canales de comunicación que van a utilizar los miembros del equipo y sus condiciones de uso. Por ejemplo, es habitual establecer un protocolo de cortesía que recoja que, salvo asuntos urgentes, se realice un primer contacto por mail o chat, antes de llamar o acudir directamente al puesto de trabajo del otro empleado. 

Esto facilita que no se interrumpan los flujos de trabajo entre equipos. Eso sí, conviene reservar un canal de comunicación para las ocasiones en las que se necesita una comunicación síncrona (en tiempo real). 

SAFETY FIRST  Medidas de prevención sanitaria frente al COVID-19
  • Busca soluciones tecnológicas que faciliten el trabajo en equipo

Hay muchos softwares y aplicaciones que ayudan a manejar los flujos de información y las comunicaciones de los empleados, de modo que cada dispositivo inteligente (un portátil, una tablet, un smartphone...) se convierta en una estación de trabajo en potencia. Algunos de los más utilizados son:

  • Para comunicaciones:  Slack, Google Hangouts, Zoom, Skype...
  • Para trabajo colaborativo: Google Docs, Office 365, Quip, Smartsheet, Github...
  • Para gestión de proyectos: Jira, Notion, Basecamp, Asana, Trello, Kanban Tool, Monday...
  • Para gestionar ventas y alinearlas con marketing: CRMs como HubSpot, Salesforce...

 

  • Busca espacios que acompañen

Que cada dispositivo inteligente se pueda convertir en una estación de trabajo hace que los límites de la oficina tradicional se desdibujen. En este contexto, la revolución tecnológica trae una ventaja adicional: los espacios de trabajo ya no tienen por qué ser los mismos.

Así, la conexión entre equipos mediante la tecnología ha supuesto una proliferación de nuevas fórmulas como las oficinas flexibles, el trabajo en remoto desde coworking o las oficinas satélite, por poner algunos ejemplos. 

Estas nuevas fórmulas ofrecen ventajas a empresas y empleados: la compañía puede optimizar los costes de la oficina, adaptando el espacio de trabajo según sus necesidades, y los empleados pueden trabajar en entornos más agradables, productivos pero más adaptados a sus ritmos de vida. Por ejemplo, pueden trabajar en remoto desde un centro de trabajo cercano a su hogar, evitando acudir todos los días a la oficina central.

Así, nuestras soluciones First Workplaces, como las oficinas flexibles o el servicio Check-in First ofrecen a las empresas espacios de trabajo adaptados a las necesidades (tecnológicas, humanas y empresariales) de esta era, por lo que resultan un complemento ideal para innovar en la empresa. 

Además, nuestros espacios incluyen fibra óptica y wifi 5G, con líneas backup de dos operadores diferentes: así la conectividad entre equipos estará siempre asegurada. 

 

Nueva llamada a la acción

arrow left
Post anterior
Siguiente post
arrow right
Artículos relacionados
empresa
¿Cuál es la relación que existe entre: Coworking y Networking?
Leer más arrow right
empresa
¿Cómo mantener a tu equipo de trabajo motivado sin asistir a la oficina?
Leer más arrow right
empresa
¿Cómo incentivar al personal si no tienes suficiente presupuesto?
Leer más arrow right