<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=508549050185731&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Organizaciones líquidas: qué son y cuáles son sus ventajas

Las organizaciones líquidas buscan mejorar la eficiencia de los procesos y ajustar el trabajo a las necesidades del momento actual. En un mundo digitalizado y en constante evolución, la agilidad y la flexibilidad a la hora de abordar tareas y proyectos es clave para alcanzar el éxito. Pero, ¿cómo conseguirlo? Implementando una forma diferente de organizarse y de trabajar. Ahí entra en escena la cultura agile, que mejora la productividad y fomenta el desarrollo de las organizaciones líquidas.

En un mundo tan convulso como en el que vivimos, convertirse en una organización líquida para mejorar la eficiencia de los procesos y ajustar el trabajo a las necesidades del momento es el primer paso hacia el éxito empresarial. La flexibilidad ya forma parte de la cultura de empresa de miles de compañías que aspiran ofrecer a sus empleados lo que necesitan, cuando lo necesitan y casi de forma inmediata.

Casi todos conocemos la cultura Agile y cómo puede mejorar nuestro trabajo. De la misma forma que mejora la productividad en el día a día, podemos aplicar sus principios al desarrollo de las organizaciones líquidas. Implementando la cultura a las necesidades internas y externas, nos permite movernos hacia una forma diferente de organizarse y trabajar. ¿Cuál puede ser el primer paso? Un espacio que se adapte a las necesidades de tu empresa, para hoy y para el futuro.

¿Por qué elegir un espacio de trabajo compartido?

Hoy en día las personas valoran inmensamente la comodidad de un espacio de trabajo adaptable y la flexibilidad de poder reunirse en modelos híbridos, con la última tecnología disponible y sin preocupaciones logísticas adicionales que impidan el flujo de ideas. El acceso a un espacio físico en el que crear una cultura de empresa y poder afrontar en equipo los desafíos del día a día sigue siendo clave para el éxito de los equipos, además del café con los compañeros. Sin embargo, estos espacios de convivencia ya no necesitan acoger a todos los empleados a la vez o tener múltiples salas permanentemente disponibles.

He aquí el reto: integrar los espacios de trabajo necesarios, las instalaciones con tecnología puntera, las comodidades de una oficina propia y los servicios que atraen a los equipos, de forma flexible y sostenible para el negocio. Los espacios de trabajo compartido cubren múltiples de esas nuevas necesidades además de algunas más sutiles y no tan directamente relacionadas con el trabajo, pero igual de importantes para el rendimiento de los empleados.

¿Cuáles son sus ventajas para una organización líquida?

Los espacios de trabajo compartido nos permiten mantener áreas privadas exclusivas para los equipos, así como ganar acceso a salas de reuniones de gran volumen para ocasiones puntuales, cafetería, gimnasio, parking. Estos y muchos otros servicios sirven para mejorar el rodaje del día a día o para recibir clientes con mucha más facilidad.

Al ser flexibles, podemos aumentar o disminuir la zona de disposición privada y hacerla acorde con las necesidades de la empresa de manera prácticamente instantánea. Esto reduce la cantidad de espacio malgastado a la vez que garantiza que todos el personal que disfrutan de las instalaciones dispongan siempre de un espacio cómodo y de acuerdo a sus necesidades en el que trabajar.

Los servicios ofrecidos por los espacios de trabajo compartido son numerosos y rentables, no solo en el ámbito económico, sino en el ámbito organizativo. El poder disponer de los servicios incluidos en el espacio sin tener responsabilidades de mantenimiento e incluso tener acceso a personal adicional no esencial para el mejor funcionamiento de la empresa es una gran ventaja con respecto a la necesidad de externalizar o suplementarlos independientemente. Esto permite mejorar la calidad de los “extras”. Las interacciones interpersonales han demostrado ser imprescindibles para la salud mental y la creatividad. 

Los espacios adaptados al intercambio de ideas con diferentes vistas, fondos y perspectivas que pueden cambiar dependiendo del humor de cada día de sus ocupantes mejoran la productividad y el ambiente de trabajo de maneras no cuantificables pero relevantes en estos nuevos tiempos.

¿Cuáles son sus ventajas para una organización líquida?

A pesar de todas estas ventajas, no todos los espacios de trabajo compartido son iguales, y por tanto discernir cuál se adapta mejor a las necesidades de cada empresa será la tarea más importante antes de elegir el próximo hogar de tus equipos. Medidas de seguridad extra, espacios flex, adaptado a ciertas discapacidades, cafetería vs sala de descanso (¡o ambas!) son aspectos individuales que considerar, pero eso te lo contaremos en el siguiente post.

Por lo tanto, como si eres parte de una empresa con millones de trabajadores en múltiples países, como si has formado una startup, la clave de un buen espacio de trabajo es que se adapte a las necesidades tanto presentes como futuras. Tener espacio de más o de menos supone sobrecostes e incomodidades en el día a día que quitan tiempo de las actividades que mueven tu empresa, da el primer paso para convertirte en una organización líquida y visítanos.

arrow left
Post anterior
Siguiente post
arrow right
¡Ven a conocer nuestros espacios flexibles!
SOLICITA MÁS INFORMACIÓN
Artículos relacionados
productividad
Oficinas
Dónde ubicar tu oficina en las principales ciudades españolas
Leer más arrow right
productividad
Oficinas
Castellana Bernabéu: todo lo que necesitas saber sobre nuestro último centro en Madrid
Leer más arrow right
productividad
Oficinas
Por qué tener tu oficina en el Eje Castellana de Madrid es una buena idea
Leer más arrow right