Teletrabajo productivo: 4 consejos para incrementar tu rendimiento

Pese a que, en otras regiones del mundo, el teletrabajo lleva ya varios años asentado entre la población, en España su implementación era una asignatura pendiente… hasta que llegó la crisis de la covid-19. Antes de eso, y según los datos de Eurostat, solo trabajaba usualmente desde su casa el 4,3 % de los españoles, un porcentaje que ahora ha aumentado, y muy considerablemente, en muy poco tiempo.

Este trasvase de trabajadores de la oficina al hogar se ha efectuado a contrarreloj, debido a las particularidades del momento, haciendo que los trabajadores se topasen con algunas dificultades. Por eso, en este post queremos dar algunos consejos para lograr una mayor productividad trabajando en remoto y ofrecer una alternativa a lo que habitualmente se entiende como ‘teletrabajo’.

SAFETY FIRST  Descarga la Guía de buenas prácticas y medidas de prevención frente al COVID-19

 

¿Cómo incrementar tu rendimiento durante el teletrabajo?

 

1. Establece una rutina

Una excesiva procrastinación a la hora de empezar a trabajar y una mayor dispersión (a veces causada porque el entorno de trabajo no es el óptimo) hace que en ocasiones la jornada sea menos productiva y que tengamos que alargarla más de lo debido.

En este sentido, es importante que tengamos en cuenta que la interiorización de una rutina es un aspecto fundamental. Levántate y desayuna siempre a la misma hora, planifica un horario de trabajo y trata de realizar siempre los mismos descansos. De este modo, será más sencillo que tu cuerpo y tu mente se encuentren en una buena disposición durante el horario de trabajo.

 

2. Fuera distracciones

Para trabajar en las mejores condiciones necesitarás un entorno silencioso, lejos de distracciones, en el que además tengas intimidad para realizar videollamadas y trabajar sin interrupciones externas. Si teletrabajas desde casa, esto puede resultar una quimera. Si trabajas en remoto desde un despacho o una oficina compartida, busca que esta ofrezca espacios privados para hacer llamadas y videollamadas.

 

3. Prioriza el orden de tus tareas

La planificación de tu jornada laboral es fundamental. Aprovecha los últimos instantes de tu jornada para planificar las tareas del día siguiente. De este modo, comenzarás el día sabiendo a qué tienes que enfrentarte y qué objetivos debes conseguir.

Obtener una perspectiva más amplia es fundamental. Analiza e identifica cuáles son las metas que deseas alcanzar antes de que termine la semana y el mes. 

Por último, también es importante conocerse a sí mismo a la hora de planificar las tareas.  En la mayoría de las personas, es recomendable que las tareas más costosas se lleven a cabo a primera hora de la mañana, que es cuando se suele tener una mayor capacidad de concentración, dejando para la tarde aquellas tareas más mecánicas o que no requieren de tanta concentración.

 

Descarga el ebook  "Cómo un Workspace o Coworking aumenta tu número de clientes"

 

4. La comunicación, clave en tu rendimiento

El trabajo a distancia comporta un importante desafío: la necesidad de permanecer conectado con tu equipo. En este sentido, es importante que tengas en cuenta que la comunicación no tiene por qué verse perjudicada.

Hay muchos programas de trabajo en remoto que permiten maximizar las posibilidades de comunicación y de trabajo en equipo. Lo habitual es centralizar la mayoría de las comunicaciones en un par de canales dentro de un mismo dispositivo (normalmente, un ordenador portátil),  como el correo electrónico y un programa que incluya chat y posibilidad de llamadas o videollamadas, para comunicaciones más inmediatas. El teléfono podría reservarse para situaciones de más urgencia. Así, la atención no se verá dividida entre varios dispositivos, permitiendo que te concentres mejor.

No obstante, para poder asegurar esta vertiente es fundamental contar con una buena conexión a internet que te permita mantener un contacto de calidad con todo el equipo, en todo momento.  

 

La importancia de contar con un entorno adecuado

Uno de los principales escollos con los que se han topado los teletrabajadores desde el hogar es la ausencia de espacios adecuados para trabajar, a lo que se suma en ocasiones la falta de mobiliario cómodo que permita adoptar una correcta higiene postural durante la larga jornada laboral.

Por otro lado, está la sensación de no-desconexión de los trabajadores, que se ve acrecentada cuando no tienen una estancia o un rincón reservado en exclusiva para su trabajo. Que el espacio de trabajo y el de ocio sea el mismo puede provocar un estado mental en el que se piense continuamente en el trabajo o, al contrario, que la predisposición psicológica para hacer frente a las tareas profesionales del día a día no sea la misma. 

Todo esto sin contar con que los cohabitantes en ocasiones se ven obligados a hacer uso de los mismos espacios, entorpecimiento irremediablemente la concentración del trabajador.

 

Descarga la Guía gratuita: ¿Cómo escoger la oficina perfecta?

 

Esto tiene fácil solución, si pensamos que teletrabajo implica trabajar en remoto y telemáticamente, pero no necesariamente desde casa. Es ya habitual que muchos freelancers y trabajadores autónomos trabajen en remoto para otra compañías desde su propia oficina o despacho, pero esta opción también es válida para los trabajadores en nómina de una empresa, que por las características de su hogar o de su oficina (o incluso de los medios de transporte necesarios para llegar a esta) no pueden seguir acudiendo a su puesto de trabajo habitual. 

Y es que la repartición de trabajadores entre diferentes ubicaciones puede ser una de las mejores soluciones para las empresas que, por cuestiones de aforo o seguridad, no pueden reunir a todos los trabajadores en un mismo espacio, pero quieren que estos teletrabajen en condiciones óptimas: en un entorno seguro, pero también profesional y con todas las comodidades.

Más allá de la situación provocada por la covid-19, la localización de trabajadores en diferentes ubicaciones ya se planteaba en muchas empresas como una estrategia necesaria para captar talento lejos de la sede de la empresa: así, los mejores profesionales pueden trabajar en remoto desde un centro de trabajo ubicado en su ciudad de origen.

En First workplaces ponemos a disposición de empresas y trabajadores nuestros espacios de trabajo para que estos puedan acudir al centro más cercano a su domicilio, pudiendo disfrutar así de un entorno profesional con todas las necesidades cubiertas (internet de alta velocidad con línea backup de dos operadores diferentes, cabinas para videollamadas, climatización…) y, por supuesto, con todas las medidas de seguridad pertinentes.

 

Nueva llamada a la acción

arrow left
Post anterior
Siguiente post
arrow right
Artículos relacionados
COVID-19
Medidas de Prevención Sanitaria frente al Covid-19
Leer más arrow right
COVID-19
Teletrabajo no significa necesariamente homework
Leer más arrow right
COVID-19
Ideas de negocios que pueden prosperar durante la crisis
Leer más arrow right